domingo, 10 de octubre de 2010

De vocación, rebelde


Eterno adolescente rebelde y niño curioso, Mario Pergolini fue conductor de radio y televisión, productor, un exitoso empresario y rockero de alma.
Nació el 3 de julio de 1964 en la ciudad de Buenos Aires. Durante su niñez vivió en San Isidro y Martínez. Su padre, Edmundo Pergolini, ejerció en Mario una educación conservadora, de la cual el mismo calificó como una infancia "poco feliz".
Fue de pequeño un niño solitario, fantaseoso e imaginativo, sin necesidad de crear amistades, sólo uno o dos amigos por vez.
Curiosamente hasta los doce años escuchó música clásica. Amante de la radio, su madre era una gran oyente y ahí creció el amor de Mario por el medio. Solía hacer programas grabados con casettes.
El día que conoció a Pink Floyd, fue amor a primera vista, El rock comenzó a apoderarse de su cuerpo y, en parte, le cambió la vida.
La música y la radio eran sus propósitos de vida y necesitaba mostrarle a la gente lo que él escuchaba.
Inició su camino a la radio cuando tenía tan sólo 16 años limpiando pisos, atendiendo teléfonos. La primera participación que tuvo fue en Todo Mal, junto a Alejandro Rozitchner -filósofo- pero era mínima.
Navegó por distintos trabajos y salió al aire en distintos programas, pero no tuvo mucho éxito. Hasta que, en 1985, trabajando en una radio con poca participación y, a su vez, trabajando en una empresa de tiempo compartido su jefe le presentó a un joven recién egresado de periodismo, Ari Paluch. Y entre cambios de ideas, pizza y cervezas, se creó Feedback, el primer programa oficial de Mario. Primero intentaron presentarlo en la Rock & Pop, pero su dueño, Daniel Grinbank, se los negó, hasta que finalmente Radio Continental lo aceptó.
Se emitió en horario nocturno y se tornó muy popular, más para el público adolescente.
En diciembre del 86', Grinbank les ofreció trabajar en la Rock & Pop, pero Mario rebelde, le respondió que no. En Marzo del 87' Feedback, fue el primer programa en salir con voces, ya que la radio se dedicaba solamente a emitir música. Una radio "políticamente incorrecta", según Mario, ya que su estructura era libre, sincera y sin hipocresías.
En 1988 se rompioó la dupla Pergolini-Paluch y creó con su inseparable amigo Eduardo De la Puente (que conoció en la R&P) un programa llamado Malas Compañías, una mezcla de descontrol personal y organización profesional.
En 1989 la crisis repercutió en la radio y Mario se quedó. Sólo, junto a los cuatro musicalizadores, nada más.
Pero en los 90' comenzó su buena racha; el éxito, la fama, la familia y la consagración como empresario, lo alcanzaron.
Llegó a aser socio minoritario de la R&P, y en 1993 creo su propia productora, Cuatro Cabezas, junto a Diego Guebel, Caíto Lorenzo y Sebastián Melendez.
¿Cuál es?, programa que hizo con Eduardo, fue el de mayor audiencia durante 17 años.
En 1995 creó su éxito total, Caiga Quien Caiga (CQC) junto a Juan Di Natale y Eduardo De la Puente. Un noticiero en "joda", que abarcó temas políticos, espectáculos, deportes, con tonos ácidos e irónicos, pero humorísticos. Un noticieron "maldito", según Mario.
Se tornó con el tiempo un programa justiciero para el pueblo y el más temido por los polítocs, víctimas de preguntas ddirectas e incómodas de los noteros.
En el 2007 Pergolini y guebel vendieron el 100 por ciento de su capital accionario por una cifra multimillonaria. En el 2008 se retiró del mundo de la televisión y se dedicó plenamente a su amor: la radio.
Se puede decir que Mario, eterno rebelde, gran referente de los medios y uno de los empresarios más exitosos del país, logró sus objetivos de viida, la disfrutó y cumplió sus sueños. Y como consejo nos dejó su tan real frase: "Tengan cuidado que hay mucho garca dando vueltas".